Por la Paz, con Justicia y Dignidad

Portada del sitio > Análisis > Buenaventura. Vive el puerto, muere la ciudad.

Buenaventura. Vive el puerto, muere la ciudad.

Domingo 21 de mayo de 2017, por Otra Democracia Si

Según cifras oficiales la aduana de Buenaventura le da al Estado más de 4 billones de pesos anuales, más que cualquier otra aduana colombiana. Por ahí pasa más del 50% del comercio internacional que llega y sale del país (más llega que sale). De esto lo que le queda a la ciudad no alcanza ni al 3%. Pero ese tres por ciento se lo traga la clase política y la burguesía colombiana. El acueducto es mal prestado por Hidropacifico, una empresa antioqueña que encareció las tarifas y no garantiza el servicio basico. Cientos de fundaciones de políticos del Valle, Bogotá y Antioquia han entrado a licitar y adjudicarse contratos de obras públicas, salud, educación, que por lo general no cumplen.

Parece en serio el cuento de que allí se construyen puentes donde no hay rios, se pavimentan calles dos o tres veces en el papel, se incrementan cifras de niños escolarizados que nunca fueron atendidos. El pan diario de cada día para el pueblo bonaverence es el plato fuerte de hambre, enfermedad y miseria. La sociedad portuaria, surgida luego de la privatización del puerto, (compuesta entre otros por: Grupo Parody de la familia de Gina, grupo Ciamsa los 12 grandes ingenios del Valle del Cauca, Grupo español Erschip y el Grupo Argos, la Naviera Evergreen, Elequip y Maersk, Roldan y CIA, y el grupo Eduardo Gerlein S.A.)[Le puede interesar: Buenaventura: Entre la vida, la guerra y el sabor de su gente], que no viven en Buenaventura pero si viven del puerto, afirma que la situación social no es su responsabilidad ya que está dedicada al comercio internacional, a los asunto serios de verdad: la globalización, por eso no ofrece fuentes de empleo a la población, que debe acudir a la informalidad o a la delincuencia.

El Estado que renta del puerto, le preocupa que el paro afecte el comercio y le tiene sin cuidado las exigencies populares, por eso reprime sin misericordia a los manifestantes. En general, como lo planteó hace años Jacques Aprile, el Estado construyó un puerto y destruyó la ciudad.

Frank Molano - Profesor universitario
Movimiento por la Defensa de los Derechos del Pueblo - Modep