El feudalismo del siglo XXI

De las pocas certidumbres que hay con el nuevo gobierno es la orientación del modelo productivo nacional. Tal vez la expresión más clara ha estado en los discursos sobre el tema que ha tenido el compañero-presidente Gustavo Petro, donde sin ninguna duda señala que se trata de profundizar el capitalismo productivo para superar el feudalismo que campea libremente en la sociedad colombiana. Estas afirmaciones no son nuevas, las hemos venido escuchando desde mucho antes, cuando se cataloga a Colombia como una sociedad subdesarrollada, tercermundista o premoderna en el mejor de los casos.

Pero, el feudalismo como etapa del modelo económico de una sociedad ¿es una etapa necesaria en todos los procesos históricos? ¿Ha existido feudalismo en todas las culturas de la humanidad o sólo en unas cuantas? Según estudios adelantados por ilustres historiadores como Immanuel Wallerstein, Samir Amin y Enrique Dussel, el feudalismo se constituye como una etapa exclusivamente de la historia europea. Es decir, ni los reinos africanos, ni los pueblos musulmanes, ni el imperio chino, ni mucho menos las comunidades amerindias han tenido la edad media como parte de su proceso histórico.

Si la edad media es un hecho histórico exclusivamente europeo, ¿en qué etapa de la historia nos encontramos como colombianos? Una hipótesis que se viene trabajando desde los estudios de algunos pensadores decoloniales, como Enrique Dussel, consiste en plantear dos elementos fundamentales que van ligados: el primero, que el capitalismo y la modernidad son dos lados de un mismo proceso; el segundo, que capitalismo y modernidad surgen en 1492 con la llegada de los españoles y el saqueo que derivó como acumulación originaria del capital global. Si nos mantenemos en esta hipótesis, lo que resultaría es que Colombia no se encuentra en la edad media (puesto que es una etapa histórica europea). Al contrario, encontramos que hacemos parte del mundo moderno y el capitalismo.

Confrontando estas dos hipótesis sobre el desarrollo de la historia mundial, la pregunta que surge es la siguiente ¿Colombia se encuentra en una etapa feudal o en un capitalismo moderno? Tal vez parezca un asunto trivial, pero la aparente precisión del diagnóstico del problema nacional que realiza el compañero-presidente Gustavo Petro, se ve difuminada cuando se enfrentan estas dos hipótesis al desnudo. No es lo mismo un proyecto de nación que pretende acabar con el feudalismo del siglo XXI a encarar las crisis del capitalismo-moderno en países periféricos. Del diagnóstico adecuado vendrán las acciones pertinentes. Si el diagnóstico es erróneo, las consecuencias pueden ser nefastas. Es posible que un error conceptual se convierta en un fracaso histórico.

Si Colombia se encuentra en una etapa feudal o en un capitalismo moderno es una pregunta trascendente, aunque muy complicada de resolver. Sin embargo, buscar su pertinencia como pregunta nos abre el espacio para pensar desde otros referentes nuestros mundos, a propósito de la oportunidad histórica que nos presenta este nuevo gobierno.

Ir arriba