La Iglesia de los Pobres entre la impunidad y la esperanza

Entre los millones de víctimas del conflicto armado en Colombia hay un grupo que es casi desconocido para la mayoría de los investigadores, defensores de derechos humanos y activistas sociales: son las víctimas de la llamada Iglesia de los Pobres; cristianos que dieron su vida por defender los ideales de Jesucristo en su activismo social.

La Mesa Ecuménica por la Paz -MEP- es una plataforma de organizaciones eclesiales cristianas, que ha dedicado buena parte de sus esfuerzos durante los últimos años a la construcción de un proceso de verdad, justicia, reparación y garantía de no repetición para las víctimas cristianas del conflicto armado en Colombia. Los siguientes párrafos resumen algunos de los hitos más importantes de este proceso.

El origen de la Mesa Ecuménica por la Paz

La Mesa Ecuménica por la Paz se crea con la intención de aportar desde la fe cristiana, al proceso de paz en Colombia, que en el año 2012 se veía muy lejano.  La MEP surgió antes de que se diera a conocer ante la opinión pública los Diálogos de Paz entre el gobierno nacional y las antiguas guerrillas de las FARC-EP.

Al inicio del proceso formal de diálogos con las FARC-EP, y posteriormente con el Ejército de Liberación Nacional ELN, la MEP se vinculó a estos procesos buscando que avanzaran hacia una paz con ética, así como desde y para las víctimas del conflicto.

Informe a la Comisión de la Verdad

En este proceso la MEP fue concentrando su atención en el tema víctimas, especialmente las víctimas del sector cristiano, católicos y evangélicos, mayoritariamente católico, llamado Iglesia de los Pobres. Este sector era totalmente desconocido en el amplio espectro de víctimas formalmente reconocidas. Por este motivo, la MEP propone presentar un informe sobre lo ocurrido a este sector victimizado, al Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR), en especial la Comisión de la Verdad.

La Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad (CEV) es un instancia creada en los Acuerdos de Paz, cuya tarea es brindar contextos explicativos del porqué Colombia ha vivido más de 60 años en un conflicto armado. La Comisión funciona como una entidad autónoma del estado colombiano, que busca el esclarecimiento de los patrones y causas explicativas del conflicto armado interno, que satisfaga el derecho de las víctimas y de la sociedad a la verdad, promueva el reconocimiento de lo sucedido, la convivencia en los territorios y contribuya a sentar las bases para la no repetición, mediante un proceso amplio y plural de participación.

Tras siete meses de investigación, el equipo de la MEP realizó hallazgos determinantes para demostrar las torturas, los asesinatos y demás crímenes a los que fueron sometidas las personas de la Iglesia de los Pobres. La razón que propició estos ataques fue el intento de las personas de la Iglesia de los Pobres por cumplir con el proyecto de vida de Jesús, tal como propuso el Concilio Vaticano II: vivir en la opción con los pobres y por los pobres, para así construir la paz y la justicia social.

En síntesis, la Iglesia de los Pobres como proceso de denuncia de la injusticia social, de anuncio de un cambio que busca una vida en condiciones dignas y justas, pone en evidencia a la élite política nacional, con grandes intereses económicos y aliada a los lineamientos de Estados Unidos sobre el «enemigo interno». Dicha élite desvía los verdaderos principios de la opción por los pobres estigmatizando a obispos, sacerdotes, religiosos/as, laicos/as como comunistas y enemigos del sistema, convirtiéndoles en enemigos internos, a los cuales hay que aniquilar: deben ser destruidos.

La investigación de la MEP recoge los casos detallados de 40 víctimas en diferentes regiones del país, así como testimonios y comentarios que ponen en evidencia que habría muchas más víctimas de la Iglesia de los Pobres por reconocer y sistematizar los casos de su victimización.

En el mes de noviembre del año 2019, la Mesa Ecuménica por la Paz entregó el informe a la Comisión de la Verdad en un acto público. A este evento asistieron además de familiares y amigos de las víctimas, religiosas y religiosos cristianos y representantes de un bufé de abogados especialistas en defensa de derechos humanos.

Presentación del caso a la JEP

El informe a la Comisión de la Verdad llama la atención por la particularidad de las víctimas y el profundo desconocimiento de las víctimas cristianas en el marco de la defensa de los derechos humanos. Por lo que uno de los abogados asume el caso y se realiza una nueva investigación en el campo jurídico.

Esta nueva investigación concluye que las afectaciones a las víctimas del sector cristiano se pueden considerar como un genocidio. Este nuevo informe es radicado en el mes de mayo del año 2021 en la Jurisdicción Especial de Paz (JEP), entidad también adscrita al SIVJRNR de los Acuerdos de Paz.

Conclusión

A la publicación de este articulo, la Comisión de la Verdad está a pocos días de presentar su informe final, realizado durante más de tres años el cual dará cuenta de la verdad política de las causas del conflicto armado en Colombia; porqué éste permanece en el tiempo y las recomendaciones para poner punto final a la violencia e iniciar la construcción de una paz, estable, duradera y ética, tal como lo ha propuesto la MEP desde su conformación.

En cuanto a la radicación del informe ante la JEP, se está esperando la respuesta a este caso, en conjunto con otros casos que también acuden a la figura de genocidio como una de las grandes afectaciones reconocidas en el campo del derecho penal e internacional. Aunque estos no son los únicos procesos en los que trabaja la MEP, ellos la han convertido en uno de los principales actores cristianos empeñados en no dejar en la impunidad lo ocurrido y poder avanzar hacia procesos de verdad, justicia, reparación y no repetición, al considerarse como una víctima colectiva.

Ir arriba