Por la Paz, con Justicia y Dignidad

Portada del sitio > Análisis > “El capitalismo destruye el Planeta, destruyamos el capitalismo”

“El capitalismo destruye el Planeta, destruyamos el capitalismo”

COP21: “Estado de urgencia climático”

Lunes 30 de noviembre de 2015, por Héctor Alfonso Torres Rojas, Sociólogo

Una larga cadena humana y cientos de zapatos, en la mañana. Marchas y choques con los CRS de la Policía, por la tarde. Estos hechos en el perímetro de la Plaza de la República, marcaron la apertura de la COP21, el domingo 29 de noviembre, mientras seguían llegando 150 presidentes, ministros y funcionarios de los 195 países que conforman la ONU. Además, miles de delegados de múltiples ONGs y tres mil periodistas acreditados.

A partir del 13 de noviembre, por las crueles e inhumanas masacres que perpetró el Estado islámico, AI, ISIS, o Daech, Francia está bajo estado de emergencia. La gran marcha contra el calentamiento de la Tierra, que estaba programada, con la participación de diversas organizaciones, fue prohibida. Como otros tipos de manifestaciones públicas.

Pero como siempre hay personas positivamente obstinadas por la causa de la humanidad, en la Plaza de la República, lugar de manifestaciones y concentraciones, se vivió algo particular, a pesar de la prohibición del Gobierno.

Las fotos para esta nota han sido tomadas de los periódicos Le Monde y Le Figaro
En la mañana, una cadena humana se formó sobre el Bulevar Voltaire, entre la Plaza de la República y la Plaza Nación. Y en el piso de la Plaza de la República, cientos de pares de zapatos simbolizaron la marcha, incluidos un par solicitados al Papa Francisco.
Hacia las dos de la tarde, unas dos mil personas, ante todo jóvenes, iniciaron una mini-marcha, dentro de la plaza. Convocada por la “Internacional Libertaria”, batían sus banderas rojinegras. La plaza estaba habitada por varios cientos de personas solidarias que seguían llevando flores y veladoras, o porque habían escuchado que se formaría una cadena humana. O simplemente de paseo, aprovechando una tarde de sol otoñal.
En las seis calles y/o avenidas que salen de la Plaza de la República, había grupos de CRS o Policía anti disturbios, bien equipados. Con varias camionetas taponaban cada entrada, sin impedir que las personas entraran. Los-las manifestantes con sus pancartas y gritando consignas, dieron una vuelta a la plaza, para luego tomar la Avenida Voltaire, pero unos metros más abajo, la Policía les impidió el paso. Durante una media hora se quedaron en el sitio, al son de las consignas. Finalmente se devolvieron, dando la vuelta a la plaza, siempre pronunciando sus consignas.

<<“El capitalismo destruye el Planeta. Destruyamos el capitalismo”
“Urgencia ecológica: Salir del capitalismo”. “El buen clima es el anticapitalismo”
“Revolución social libertaria”. “Libertad-Libertad-Libertad”>>

Luego, algunas personas comenzaron a arrojar objetos-expresión de solidaridad que se encontraban alrededor del monumento, particularmente veladoras en vasitos metálicos, de vidrio o en cerámica, de diferentes tamaños, contra la policía. La Policía-CRS lanzó al aire bombas lacrimógenas, que estallaban fuertemente, amén del fastidio en ojos y gargantas. Además, grandes chorros de agua contra los manifestantes. Muchas personas corrieron en diferentes direcciones. Unas se fueron y otras se agolparon cerca de las salidas. Ese hecho se repitió varias veces a lo largo de más de una hora.
Los medios de comunicación informaron que más de cien personas habían sido detenidas.

<<“Policía nacional, milicia del capitalismo”. “Estado de urgencia climático”
“Estado de urgencia, Estado policíaco”. “Jefes de Estado, pellízquense por el clima”
“Los políticos nos orinan y los medios de comunicación dicen que está lloviendo”>>

También había hecho presencia otro grupo de manifestantes. Unas doscientas personas, del NPA, “Nuevo Partido Anticapitalista”, que se abrió paso y le dio un par vueltas a la plaza. Las bombas lacrimógenas se hicieron más frecuentes, la Policía ya no dejaba entrar a nadie y más gente se fue yendo, inclusive el cronista, hacia las cuatro de la tarde.

<<“¿Y del impacto de la agricultura animal, quién nos habla?”
“La agricultura animal ocupa el 53%”. “¿En qué quedamos sin tierra?”
“La polución en China también es nuestro problema”
“¿En qué quedamos sin tierra?”>>

Antes de las escaramuzas había llegado una conjunto de 35 payasos, bien organizados, con sus debidas indumentarias. Presentaron varios actos alusivos al cuidado del Medio Ambiente. Las bombas lacrimógenas seguían estallando en el otro extremo de la plaza, pero el grupo de payasos continuaba actuando. Inclusive interactuando con los CRS.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Peregrinación ecuménica por el clima. Vale la pena señalar que llegaron en peregrinación unos 300 cristianos de diferentes países de Europa. El sábado 29 se congregaron en oración ecuménica, en la basílica de San Dénis, otrora centro importante de peregrinación. Inclusive llegó un joven ingeniero, desde Filipinas, con quien tuve la oportunidad de dialogar. Me llamó la atención una de sus reflexiones: “La cuestión del Medio Ambiente me ha llevado a comenzar a preocuparme por la construcción de una espiritualidad”.

Cinco mil jóvenes por el clima. La COY11. Paris también acogió a cinco mil jóvenes del mundo, grandemente preocupados por su fututo, el de sus hijos y el de la humanidad, del 26 al 28 de noviembre. Jóvenes entre 20 y 30 años, según el periódico La Croix.
Personalidades visitaron sitios de los atentados

El presidente Barack Obama, acompañado del presidente Hollande, depositó flores frente al edificio del Bataclàn, ayer. En días pasados lo hizo la Canciller Merkel, de visita oficial en Paris.

Notas

1. Según Pierre Henri Guinard, Secretario General de la COP21, el costo de la COP21 sería de unos 170 millones de euros. El 20% lo financian las empresas copartes, francesas y extranjeras (Cf. Le Figaro, Domingo 29 de Nov.)

2. La Alcaldesa de Paris, Ana Hidalgo, decidió que las abejas estarán en alta vigilancia, desde la Alcaldía. Y llamó a firmar un texto de compromiso para acabar con los pesticidas, los OGM y otros productos tóxicos.

A partir del 2020, en Paris se prohibirá la circulación de carros movidos con diésel. Habrá una asociación especial de vigilancia, para el cumplimiento.

Además, para el 2020 se habrán sembrado en La Ciudad, 20.000 nuevos árboles, en calles, escuelas y jardines. Una ciudad que hace ya honor a los árboles,

Paris, lunes 30 de noviembre de 2015